HomeNoticiasEconomía

Royalty Minero: Celebraciones e incertidumbres en torno al despacho de la nueva ley

El despacho del proyecto del Royalty significó un acuerdo transversal entre los parlamentarios, principalmente los de la región de Antofagasta, quienes ven con buenos ojos el despacho del proyecto, que queda listo para convertirse en ley. Por otra parte, aún existe incertidumbre de parte del sector privado en relación a esta materia.

Operador de tienda: La figura laboral que «roza» la ilegalidad
Instituto que busca posicionar a la región en el desarrollo de tecnologías partirá en noviembre
Ministra de Minería sobre proyecto de Royalty: «No afecta a la mediana ni pequeña minería»

Foto: Archivo

Como un hito histórico y un motivo de celebración fue catalogado el despacho del proyecto de Royalty a la Gran Minería, iniciativa que se está tramitando desde el año 2018 y que establece un nuevo esquema tributario para los explotadores mineros que generen una producción mayor a las 50 mil toneladas métricas de cobre fino (TMCF) al año.

El proyecto considera la creación de tres fondos de beneficio comunal y regional, lo que considera un tercio de la recaudación que provenga del sector minero, traducido en 450 millones de dólares. En este sentido, el Fondo Comunas Mineras realizará un aporte de 55 millones de dólares para los municipios que mantengan dentro de su territorio a faenas relacionadas con la actividad minera.

Para la seremi de Minería, Macarena Barramuño, es preciso contemplar que «de los tres fondos que ta están en este proyecto, salió mucho más robustecido, y hoy en día también tenemos fondos adjuntados a este proyecto, que tienen que ver con un fondo de seguridad ciudadana por 350 millones de dólares, y además un fondo exclusivo para las regiones de la macrozona norte, que es justamente para palancar la inversión para los proyectos de infraestructura, con un monto de 200 millones de dólares al año».

Acuerdo transversal

Fueron las autoridades quienes destacaron el apoyo transversal de los parlamentarios al proyecto de Royalty, en especial a los diputados y senadores por la región de Antofagasta.

“Lo logramos. Hace casi cinco años presentamos este proyecto de royalty minero y hoy, después de ser aprobado en la Cámara de Diputados y gracias al respaldo de nuestro gobierno, logra convertirse en ley. Es un paso importante para avanzar en mayor justicia y equidad territorial para todas las regionales del país y especialmente para la región de Antofagasta. Necesitamos mejorar con estos nuevos recursos la calidad de vida de todos los chilenos y chilenas”, estableció la diputada oficialista, Catalina Pérez.

Mientras que el independiente, Sebastián Videla, comentó que «el Royalty Minero es un hecho, son más de 500 millones de dólares que se van a distribuir a nivel nacional, y logramos que el norte pueda tener gran parte de esta distribución».

Por otra parte, el diputado de oposición, José Castro, recalcó que aquí «han ganado las regiones del norte, sin duda, pero fundamentalmente diez años. Nadie nos asegura que los próximos ministros de Hacienda, que los próximos congresos que vengan ratifiquen estas platas para las regiones del norte. Es por eso que queríamos enviarla a una mixta (comisión), para que quedara en la ley».

Incertidumbre

Sin embargo, para algunas corporaciones del rubro continúa la preocupación con respecto a la ley del Royalty, principalmente en dos grandes factores como lo son la tasa máxima a cobrar a las empresas y la distribución de los recursos, sobretodo hacia la región de Antofagasta.

En esta línea, el Gerente General de la Asociación de Industriales (AIA) declaró que «a nosotros como región minera, por supuesto que nos preocupa de manera especial, porque sabemos la importancia que tiene, no solo asegurar la inversión hoy día, sino que es mantener el dinamismo en la concreción de inversiones en el mediano y largo plazo».

Continuó diciendo que «es clave que en un trabajo público privado veamos como vamos asegurar esta competitividad respecto del resto del mundo, porque para nosotros eso es clave (…) Muchas veces se ve a la minería como la vaca lechera de los recursos públicos para financiar los programas sociales, que no está mal, entendemos la preocupación del gobierno, es legítima, pero eso no se puede hacer sobre la base de poner en riesgo la competitividad de la principal industria», cerró.

COMENTARIOS