HomeRegionalPolicial

Prisión preventiva para cinco delincuentes que se organizaban «por turnos» para robar camionetas en Calama

La banda robaba los vehículos mediante amenazas con armas de fuego a las víctimas, y tenía "turnos" AM y PM, coincidentes con el mayor flujo vehicular en Calama.

Comerciante fue asesinado en Antofagasta: le robaron cuando salía de su domicilio
PDI investiga muerte de trabajador en empresa del Nudo Uribe
Una mujer perdió la vida tras caer de un acantilado en La Portada

Foto: Fiscalía

Una compleja organización para el robo de camionetas era la que tenía una banda especializada en este delito en Calama, quienes se organizaban por turnos AM y PM para llevar a cabo los ilícitos, horario que coinciden con la mayor circulación vehicular en la comuna de Calama.

Se trata de un grupo de ocho integrantes, de los cuales cinco quedaron en prisión preventiva, dos con orden de detención y uno identificado, y su modo de operación era intimidar a los conductores con armas de fuego, y con esto obligarlos a descender del vehículos para ser robados.

“En sus comunicaciones, ellos hablan de salir a trabajar y manifiestan tener un turno AM, que comenzaba a las 5 de la madrugada, y un turno PM, desde las 19 horas en adelante, que son los horarios de mayor circulación vehicular en Calama, por ser los momentos en que las camionetas mineras suben a faena o comienzan a bajar de ellas”, indicó el fiscal adjunto (s) Claudio Rojas.

Modo de operación

Desde la fiscalía estiman que la banda habría participado en muchos delitos más de los que se les imputan, siendo investigados por los hechos ocurridos desde noviembre de 2022. Sin embargo, la investigación considera al menos 12 días en los que han perpetrado robos de camionetas.

Posterior a la sustracción de los vehículos, los imputados extraían el sistema GPS de los vehículos, posteriormente trasladados a sitios alejados, a la espera de coordinar la entrega con los «clientes» y ser llevados hasta Bolivia, mediante pasos fronterizos clandestinos.

Además, el fiscal detalló que la banda recibía seis mil dólares por cada camioneta robada, un monto cercano a los cuatro millones de pesos, y unos 22 mil dólares de tratarse de un modelo exclusivo, cifra que se eleva a los 17 millones de pesos chilenos.

 

COMENTARIOS