HomeCine y EspectáculosInternacional

Lupin: Entretención de la mano de Omar Sy

El periodista Gino Solari analizó la serie Lupin de Netflix

MANK: Un film que critica el cine de autor
Sound Of Metal: la resonancia del silencio
Teorema descendido de la Freestyle Master Series Chile

foto: Netflix.

  Gino Solari.

Uno de los programas con que Netflix comenzó fuerte este 2021 es LUPIN (una de las más vistas del canal streaming), serie de thriller policial realizada por George Kay y Francois Uzan, además de la participcaión de la directora chilena Marcela Said, quienes se basaron en las historias del escritor francés Maurice Leblanc, quien cuenta las andanzas del más famoso ladrón de guante blanco y experto en el disfraz, Arséne Lupin.

La historia se enmarca en un inmigrante llamado Assane Diop (Omar Sy), marcado por el fatal destino de su padre, quien se suicidó luego de ser acusado de robar un collar de gran valor, heredado por un magnate francés, joya que era de la mismísima María Antonieta.

Antes de morir, Assane recibe como herencia un misterioso libro (que debe rescatar) sobre Lupin y, sin dudar, se lo aprende al revés y al derecho, lo que le valió adoptar las habilidades del legendario ladrón.

Esto le sirve a Assane a desenvolverse en el mundo y esclarecer la verdad sobre la muerte de su padre. En este punto vemos de qué va la serie, que trata sobre la búsqueda de la verdad, la reivindicación y la justicia, a través de un juego propio de Sherlock Holmes.

Por lo tanto, su Moriarty es un líder político quien tiene el poder suficiente como para esconder en oscuros pasajes la verdad sobre la muerte de quien era su chofer y hombre de confianza.

Esta serie es muy inteligente porque es directa en lo que quiere mostrar: entretención. La fotografía y la producción son impresionantes y el guion tiene la gracia de dar giros, enganchando a las personas.

También se destacan los flashbacks para entender el vínculo de Assane con la familia Pelligrini, especialmente con la hija del villano, Juliette Pelligrini, y la profundidad que le da la relación del protagonista con su ex esposa y su hijo, lo que sería su debilidad, ya que los pone en peligro debido a los líos que le genera su vida tras las sombras.

Además, la serie es muy inteligente a la hora de esconder al protagonista, porque no solo toma las herramientas de Lupin para generar su yo incógnito, sino también lo desaparece en las clases sociales, como un repartidor o empleado del Louvre, para luego hacerlo aparecer, a vista y paciencia de todos, como un elegante multimillonario.

Omar Sy (Intocable, 2011) es un actor que recibe el peso de la serie y ésta llega a ser exitosa gracias a él, con su garbo, carisma, estatura y presencia actoral, quien se inició en la comedia francesa y ha participado en variadas películas, como también en doblajes para videojuegos y clips musicales. Un talento que ganó el premio César a mejor actor, por su participación en Intocable. Le queda eso del antihéroe misterioso.

Dentro de lo cuestionable de la serie, se desprenden los detectives, quienes no encajan como buenos personajes y, por cierto, lo poco creíble es que uno de ellos justo se dé cuenta, en base a su interpretación, que el tipo que buscan tiene un modus operandi idéntico a Lupin. Otro punto bajo es su compañero Benjamin (Antoine Gouy), una especie de “Watson” que aún no explota. Quizás falta darle más oportunidad a los capítulos siguientes de la serie, porque recién van cinco.

La serie es sincera y se mueve por sitios predecibles, incluso hace referencias a Inside Man y por cierto en las historias de Holmes y Watson. Es muy recomendable para verla y pasar un momento de entretención, giros inesperados y buenas persecuciones. No espere profundidad, por lo menos en estos primeros cinco capítulos.

 

COMENTARIOS