HomeNoticias

Investigación de los padres de enfermera fallecida reveló las negligencias de la seremi de Salud en la muerte de su hija

Una minimización de los síntomas de salud que presentó la enfermera, la falta de gestión del traslado de la joven desde la frontera a la ciudad, no haberla trasladado a un centro médico una vez que estuvo en la comuna, diagnósticos erróneos y no permitirle ser atendida en un centro médico argentino, cercano a la frontera, son algunas de las negligencias del empleador de Betzabeth que habrían provocado su muerte en junio de 2022.

Colisión de dos vehículos y posterior choque con poste dejó un lesionado en Antofagasta
Clasificatorias: Chile pierde en Caracas y queda con solo 4 puntos en la tabla
«Calama no da más»: Alcalde confirma paralización comunal por hechos de violencia y seguridad

Foto: Instagram @ariarianne_

A un año del fallecimiento de la enfermera de 25 años, Betzabeth Kraljevic Navarro, los padres de la joven convocaron una velatón para conmemorar la partida de Betzy y exigir respuestas a la seremi de Salud, institución que acusan como responsable de la muerte de la joven, producto de una serie de negligencias. A más de un año buscando respuestas, los padres de Betzy realizan una investigación paralela a la de la justicia, proceso en el que se han encontrado con una serie de irregularidades de parte de la cartera de Salud.

Carlos Kraljevic y Claudia Navarro, padres de Betzy, en lugar de hallar respuestas que expliquen el fallecimiento de su hija, encontraron una serie de negligencias e irregularidades de la seremi de Salud, empleador de Betzy, durante los 16 días en que la enfermera se mantuvo con complicaciones de salud en Hito Cajón y Jama, pasos fronterizos donde prestó servicios como profesional de apoyo Covid-19.

«Esta gente podía haber hecho cualquier cosa, y los medios los tenían, pero no los gestionaron. No los gestionaron por qué… Por ¿ignorancia?, porque ¿era un fin de semana?, por ¿omisión, no sabían?, porque ¿no tienen protocolos para este tipo de situaciones? Todo esto desemboca en el fallecimiento de nuestra hija, no tenemos ninguna duda de eso», acusó el padre de Betzy.

El Caso

Betzabeth Kraljevic Navarro falleció a las 17:21 horas del 6 de julio de 2022 en el Hospital Regional de Antofagasta (HRA) debido a una trombosis bilateral pulmonar, causa que se asocia a las extremas condiciones ambientales que significa estar a más de 4.400 metros sobre el nivel del mar, y una serie de negligencias del empleador mientras estuvo en terreno. Todo esto, ocurrió en 22 días, tiempo desde que firmó contrato hasta su deceso.

Fue el 16 de junio de 2022 en que la joven enfermera comenzó su primer turno como personal de apoyo por la emergencia sanitaria de Covid-19, una semana después ocurrió su primer evento ligado al mal de altura, un día después, su primer desmayo.

«Ese desmayo fue comunicado a su jefatura directa, y la jefatura directa responde, en alguno de los mensajes que nosotros tenemos, pregunta si es que tienen oxigeno, para que se oxigene. Básicamente, ya las condiciones de trabajo no eran las adecuadas para trabajar a más de 4.000 metros de altura», afirma Carlos Kraljevic.

Durante su primer descanso sufre un dolor costal, lo que desencadenó el comienzo de una neuralgia costal. Ya en terreno, en el Paso Fronterizo Jama, Betzy recibió una atención del Servicio de Atención Médica de Emergencias (Same, Argentina), tres días después, su segunda atención. Entre estos días, la enfermera comunicó a su jefatura directa los malestares que mantenía: Neuralgia costal, taquicardia, dificultad para respirar y tos con secreciones de sangre.

El lunes 4 de julio, Betzy baja a la ciudad desde el Paso Fronterizo de Jama con un diagnóstico de neumonía, el que le entregó un enfermero argentino del Same. «A nuestra hija la dejan en la casa, no la llevan a ningún centro asistencial, por sus propios medios se consigue una atención en el SAR de Coviefi, porque ella venía con este pre diagnóstico de neumonía, pero básicamente se le habían pasado los síntomas de mal de altura porque estaba al nivel del mar», recordó el padre.

En el centro le recomendaron antibióticos. Durante el martes una inflamación en su pierna provocó su llegada al servicio de urgencias del HRA, lugar donde fue calificada como C3. «Mi hija estuvo, aproximadamente, esperando dos horas en urgencias y cuando la hacen pasar, nuestra hija se desmaya ingresando al box y no vuelve, pierde la conciencia y a las 5 y media de la tarde nuestra hija fallece por una trombosis bilateral pulmonar», contó Carlos.

Negligencias

Desde no permitir una atención en un centro asistencial en Argentina hasta la tardía gestión del traslado de Betsy a la ciudad, los padres de la enfermera de 25 años acusan que han encontrado una serie de irregularidades durante los 16 días en que su hija estuvo con complicaciones de salud, siendo una de las más cuestionables, no haberla trasladado a un centro especializado una vez ella estuvo nuevamente en la ciudad, dos días antes de su deceso.

En primera instancia, denuncian que Betzabeth fue contratada sin realizarle exámenes preocupacionales por parte de su empleador, la seremi de Salud. Además, el empleador no entregó a la joven elementos de protección personal como uniforme, vestimenta ni herramientas para enfrentar las condiciones ambientales y laborales propias de la frontera.

Otra de las cuestiones que se denuncian es la constante minimización de los síntomas de parte de la jefatura directa de la joven, como también la tardanza que existió para tramitar su traslado hasta la ciudad, días posteriores desde que Betzy alertó toser coágulos de sangre, además de no permitir que se le brindara atención en un centro médico del país vecino.

«Seguidilla de negligencias, nosotros estamos seguros que desembocan en la muerte de nuestra hija, no tenemos ninguna duda. Más encima, con todos los antecedentes que tenemos nosotros… Tenemos todos los mensajes que ella mandaba, ella comunicó permanentemente a su jefatura cuál era su situación. La omisión de gestión, seguramente, el no gestionar todos los medios que nuestra hija requería para poder, primero, que la bajaran de Jama por este mal de altura, segundo que fuera a un centro especializado o de mayo complejidad», indicó su padre.

Acciones de las que responsabilizan directamente a la seremi de Salud, institución que lleva más de un año con un sumario para establecer las responsabilidades con respecto a las continuas irregularidades presentes en los pasos fronterizos de Hito Cajón y Jama.

«Tenemos las pruebas, hoy en día la seremia de Salud no logra terminar un sumario interno, que básicamente ella (Jessica Bravo, seremi de Salud) también estaba involucrada, termina ella siendo juez y parte de su propia investigación. Ella como jefa de la seremia de investigación encomienda a un funcionario de menor rango que ella que investigue alguna situación que está incluso ella involucrada en las desiciones de más alto estándar para que nuestra hija pudiera bajar. Nos parece increible», detalló Carlos.

Además, dentro de las incansables gestiones que los padres de Betzy han realizado, se deberán presentar con la ministra de Salud para revisar y analizar la situación, y ver cuales son las medidas en las que la máxima autoridad nacional en materia de salud puede agilizar.

Oficio al Ministerio de Salud

Dentro de las acciones que han debido realizar Carlos Kraljevic y Claudia Navarro ha sido tomar contacto con parlamentario de la región de Antofagasta para realizar gestiones, tales como oficiar.

El oficio lo realizó esta semana el diputado por la región de Antofagasta, Jaime Araya, con el objeto que se destinen recursos y personal necesarios para que el sumario por la muerte de la enfermera Betzabeth Kraljevic entregue los resultados.

«La familia en numerosas ocasiones ha solicitado, sin resultados, que se pueda dar conclusión al sumario, entendiendo la gravedad de la situación. Es más, llama muchísimo la atención la respuesta de la Secretaría Ministerial de Salud, que en su parte resolutiva, señala que ‘la fecha de término del sumario será considerando el funcionamiento de la institución y la destinación de tiempos'», sostuvo Araya.

Además agregó que «me parece que cuando ha muerto un trabajador del Estado, en las condiciones que sea, en la precariedad laboral que ella tenía, lo menos que uno espera es que haya celeridad en la investigación, y no logro comprender las razones por las cuales no se llega a arribar una concusión. A esta altura, lo único que a uno le queda pensar es que hay una cierta desidia del servicio de la seremi de Salud por no resolver esta materia.

¿Qué espera la familia?

A más de un año del fallecimiento de Betzabeth, con una querella en proceso y un sumario interno que no puede entregar las respuestas que explique quienes fueron los responsables de la seguidilla de negligencias que terminaron con la vida de la enfermera, los padres buscan que se esclarezca esta situación para lograr una reparación como familia.

«Lo que buscamos es esclarecer quienes son los culpables del fallecimiento de nuestra hija. No queremos colgar a nadie en la plaza, pero si queremos que la gente que trabaja o trabajaba para la seremi, porque el coordinador que era la persona que estaba a cargo de mi hija todavía trabaja en la seremi de Salud», planteó Carlos Krajlevic.

«Nosotros lo que queremos es que esas personas, si tienen un poco de conciencia, en algún momento puedan indicar qué es lo que pasó, que digan ‘ saben qué, nosotros no estábamos preparados para asumir el cargo que teníamos y en realidad se nos fue de las manos’. Pero, esas disculpas, ese perdón viene acompañado de nuestra reparación como familia.

COMENTARIOS